Pobreza y Educación

27 08 2009

En la discusión suscitada por las declaraciones del Papa Benedicto XVI, sobre el “escándalo de la pobreza en la Argentina”, se ha perdido de vista el motivo de tal afirmación: la colecta Más por Menos. El espíritu de esta propuesta  se realizará este año – en su 40° Edición – el sábado 12 y domingo 13 de septiembre en todo el país.
El lema en torno al cual girará toda la campaña es: ”Más solidaridad por Menos exclusión”.que los que tenemos más podamos ayudar a los que tienen menos.

Los fondos recaudados se aplicaran a diferentes proyectos en todo el país.

Los Obispos han propuesto que el bicentenario sea una ocasión para hacer algo por la pobreza en la Argentina.

Me pregunto por qué, si a todos nos preocupa el tema, no podemos sentarnos a elaborar en conjunto propuestas que aporten soluciones de fondo.

Por ejemplo, Chile ha conseguido prácticamente erradicar la desnutrición infantil. Hoy todos sabemos, gracias a los avances de la medicina, que lo que le permite articular distintas áreas del cerebro a un adulto, depende de la correcta alimentación en los primeros meses de vida. Es decir, que el  futuro de un chico que en su primera etapa de la vida estuvo desnutrido será ser un alumno deficiente, y estar condenado a trabajos marginales, porque el desarrollo de sus capacidades no le dará para mas.

Observamos que en el arco político – cuando de combatir la pobreza se trata – todos están de acuerdo  en lo declamativo. ¿Será tan difícil encontrar una solución en lo práctico….?

Cuando miramos para atrás ¿Qué fue lo que hizo que este país extenso y despoblado se transformara en lo que fue? Y digo lo que fue, porque llegamos a estar en el séptimo lugar en el concierto de las naciones, y hoy ocupamos el lugar sesenta y ocho, mientras Chile está entre los treinta primeros lugares. Una de las cosas fundamentales en aquel proyecto de nación fue la educación: estaban convencidos de que nada se podía hacer en un país de gente pobre e inculta. Hoy en día la pobreza de un país no se mide solo por el producto per cápita. La India tiene una enorme población universitaria en los mejores centros de estudio del mundo entero. Saben que la inversión en educación cambiará el destino futuro del país.

El 22 de Agosto se cumplió un nuevo aniversario de la fundación de la universidad de Buenos Aires. Esta alta casa de estudios fue fundada por el sacerdote Antonio Sáenz. Nacido en Buenos Aires el 6 de Junio de 1780, aquí estudió hasta el año 1800. Luego se trasladó junto a Mariano Moreno para estudiar leyes en la Universidad de Charcas, donde se graduó de abogado. Ingresó al seminario y ya sacerdote, regresó a Buenos Aires, donde además de ejercer el ministerio fue defensor de pobres ante la procuración virreynal. El 22 de mayo participó del cabildo abierto y dio argumentos  al fundamento jurídico de la revolución. El 22 de agosto de 1821 funda la Universidad Nacional (hoy la UBA) en la Iglesia de san Ignacio, de la cual fue su primer rector. Donó sus libros para fundar la primera Biblioteca de dicha casa de estudios.

Y me pregunto ¿Cuántas personas pudieron realizar su sueño de una vida mejor, gracias a este proyecto? Siempre se escuchaba de los inmigrantes el orgullo de decir: “mi hijo el doctor”

Sin duda en la discusión sobre la marginalidad y la pobreza, los proyectos educativos no pueden estar ausentes, ya que la educación es la que abre posibilidades y oportunidades de movilidad social en un mundo que  cada vez, será  más competitivo.

Presbítero Guillermo Marcó

Director de la Pastoral Universitaria

Del Arzobispado de Buenos Aires

Anuncios




Sexualidad y Educación, publicado el 12 de agosto de 2009 en Clarín

12 08 2009


Su beatitud Kirill, patriarca de todas las Rusias, se mostró satisfecho por la decisión del presidente de ese país, de introducir la asignatura de religión en las escuelas rusas. Se trata de hacer un esfuerzo por introducir enseñanzas de orden ético moral y un sentido de la vida a los niños menores de diez años. En aquel país se persiguió a la Iglesia, se asesino a curas y monjas y los templos fueron conservados como museos. Según predicaba Marx “la religión es el opio de los pueblos” Sin embargo tras el fracaso del comunismo, se advierte un desconcierto en las jóvenes generaciones del poscomunismo. En las escuelas estatales se impartirá: cristianismo en su versión ortodoxa, a la cual pertenecen el 80 % del país, Islamismo, Budismo y judaísmo o una visión de conjunto o un curso de ética y valores.


Hace unos meses se firmó un acuerdo entre la Santa Sede y Brasil, que incluye en sus cláusulas la posibilidad de la enseñanza religiosa en las escuelas estatales. Se entiende que la cosmovisión del hombre que se tiene en aquel país predominantemente cristiano, debe estar en la educación.


¿Qué pasa mientras tanto en nuestra bienamada República Argentina? Se está discutiendo la educación sexual de los alumnos. Esta discusión es sana y relevante. Algunos quizás se hayan enterado del cruce entre Mons. Hector Aguer -que preside la comisión de educación del Episcopado- y el Ministro Sileone. De un lado se dice que los criterios que se quieren imponer tienen una visión Marxista y reduccionista de la sexualidad humana y del otro, que la Iglesia -siempre oscurantista- se niega a enseñar algo sobre la sexualidad.


Desde la cosmovisión del cristianismo, los hombres y mujeres, recibimos inscripta en la corporeidad el ser varón o el ser mujer, está ligado a las distinciones físicas, síquicas y espirituales que nos hacen diferentes y también a la educación sobre hábitos y costumbres femeninas o masculinas. La educación influye en la formación sicológica del varón o la mujer. Al ser seres trascendentes el destino del varón y la mujer es formar una familia, allí expresar plenamente el valor de una sexualidad fiel, por la que se tienen hijos, para amarlos y educarlos. En la educación que se imparte en nuestras escuelas tratamos de formar en estos valores. Cuando un joven llega a adulto es libre de elegir que quiere hacer con su sexualidad y esta decisión debe ser respetada en una sociedad pluralista.


¿Que pretende imponernos el estado? “La ideología del género”. Según esta teoría la sexualidad no es una realidad biológica, psicológica, afectiva y espiritual, sino una construcción histórica y socio cultural. Para decirlo fácil, le van a decir a su hijo: “vos creías que eras varoncito, pero en realidad no sabes” “tenés que buscar y no ser cerrado” ¿Y cuales son las opciones? ¿Preguntará nuestro cándido niño? “Bueno puede que seas varón-varón, pero… podrías ser transexual, es decir querer esconder tu cuerpo de varón y ser mujer, porque naciste en el cuerpo equivocado; o quizás seas homosexual o bisexual”. Este es el centro de la discusión.

Tener que enseñar obligatoriamente estas cosas va en contra del derecho de los Padres a educar según lo que ellos quieren para el futuro de sus hijos y a contramano de los valores del cristianismo, que hoy se enseña en las escuelas públicas de Brasil y de la excomunista República Soviética.

Padre Guillermo Marcó





Homilia del Cardenal Bergoglio en San Cayetano

7 08 2009

El lema de este año es “Con San Cayetano buscamos justicia, pan y trabajo”. Decimos “con” San Cayetano. Buscamos la justicia, el pan y el trabajo con el Santo. No buscamos solos. San Cayetano está con Jesús. Con el Niño Jesús en brazos. Y Jesús está con nosotros. Es el Dios con nosotros. Para buscar juntos la justicia, el pan y el trabajo estamos todos juntos, compartimos la vida, los sentimientos: “Tengan los sentimientos de Jesús”, nos dice la primera lectura.

En el evangelio escuchamos que Juan el Bautista mandó a sus discípulos a preguntarle personalmente a Jesús: “¿Sos Vos el que ha de venir a salvarnos o debemos esperar a otro?” Ellos salieron a buscar a Jesús y ¿dónde lo encontraron? Lo encontraron con la gente. Jesús no estaba en un lugar inaccesible, sino metido entre la gente, bendiciendo, curando, conversando, llamando a cada uno por su nombre… El está con todos, pero especialmente con los que están con los demás, como San Cayetano. Jesús está con los que son solidarios: donde hay un pesebre –donde alguien levanta una casillita humilde para estar con su familia- allí está Jesús; donde hay alguien acompañando al que carga con una cruz, una persona enferma o necesitada, allí está Jesús; donde hay alguien sirviendo a los demás, multiplicando el pan, compartiendo el abrigo, allí está Jesús; donde están la Virgen y los Santos, que nos juntan como pueblo para rezar, allí está Jesús.

El Señor y sus Santos están con nosotros. Y están de verdad. Quiero decir que se juegan por nosotros, que nos conocen. Jesús conoce el rostro de cada uno de los peregrinos y peregrinas que estamos aquí, buscando, con San Cayetano, justicia, pan y trabajo.

Mientras hacemos la cola recordamos los rostros de nuestros seres queridos, mientras vamos agradeciendo y pidiendo, es bueno que le preguntemos a Jesús: ¿Sos Vos, Señor, nuestro único Salvador o debemos esperar a otros? Lo que pasa es que vivimos situaciones de pobreza, de falta de trabajo…, o estas enfermedades que nos afectan masivamente, la gripe, el dengue…, y que pegan más duro por la falta de justicia. Todo esto nos lleva a que le preguntemos al Señor: “Señor, ¿estás de verdad en medio de tu pueblo? ¿ Es verdad que caminás con tu pueblo? Mirá que hay gente que opina que no se puede esperar nada de nadie. Hay gente que ni siquiera se pregunta, que ya tiró la toalla. Pero es bueno hacer estas preguntas. Fijando la mirada en San Cayetano, mirando a la gente que nos acompaña, es bueno preguntarle a Jesús.

Si leemos bien el evangelio nos damos cuenta de que Jesús no respondió inmediatamente a los enviados de Juan. Se tomó su tiempo; se puso a curar a mucha gente de sus dolencias del cuerpo y también de las enfermedades del alma. Jesús devolvió la vista a muchos ciegos y la fe a muchos que andaban medio desencantados. Recién entonces, después de atender personalmente a cada uno, les respondió a los enviados de Juan: “Vayan a contar a Juan lo que han visto y oído: los ciegos ven, los paralíticos caminan, los leprosos son purificados y los sordos oyen, los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres”.

Como siempre, Jesús responde con hechos más que con palabras: “Vayan a contar a Juan lo que han visto y oído”. ¿Y qué han visto y oído? Han visto y oído a la gente. Jesús les hace mirar Rostros: la cara de alivio de la gente que ha sido curada, los rostros alegres de los que han recibido su Palabra, los ojos admirados de los que recuperaron la vista, la mirada digna de los que se pusieron de pie… Esos rostros valen más que mil palabras. En el rostro de esa gente ya se vislumbra la respuesta a la pregunta de Quién es Jesús.

“A Jesús lo vemos en el rostro de la gente que lo quiere y que da testimonio de que Él es el que la ha confortado y salvado” (Aparecida 14). A Jesús “lo encontramos de un modo especial” en el rostro de “los pobres, afligidos y enfermos (…), de nuestros hermanos queridos que nos dan testimonio de fe, de paciencia en el sufrimiento y de constante lucha para seguir viviendo. ¡Cuántas veces los más pobres y los que más sufren son realmente los que nos evangelizan!” (Aparecida 257). Cuando nos animamos a mirar bien a fondo el rostro de los que sufren se produce un milagro: aparece el Rostro de Jesús. Por eso les digo: ¡No tengan miedo de mirar los ojos de los que sufren!, verán el Rostro de Jesús y Él les transmitirá su fuerza y su paz, los confortará a ustedes al mismo tiempo que ustedes confortan a los demás; pero losCuando nos animamos a mirar bien a fondo el rostro de los que sufren se produce un milagro: aparece el Rostro de Jesús. Por eso les digo: ¡No tengan miedo de mirar los ojos de los que sufren!, verán el Rostro de Jesús y Él les transmitirá su fuerza y su paz, los confortará a ustedes al mismo tiempo que ustedes confortan a los demás; pero los rostros hay que verlos de cerca, estando con los otros. “Cuanto hicieron con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicieron” (Mt 25, 40)”. Mirando rostros el corazón se nos llena “de los sentimientos de Jesús”, como dice San Pablo. Y entonces comenzamos a buscar la justicia, el pan y el trabajo con hambre y sed de verdaderos cristianos. Porque el mundo de hoy es muy cruel: primero excluye borrando los rostros de la gente para luego no sentir nada cuando los desprecia y desecha como sobrantes (cfr. Aparecida 65). En nuestra ciudad hay gente que tiene sitio, que tiene cabida y gente que “sobra” … y que son dejados de lado como “descarte” en verdaderos volquetes existenciales. El mundo de hoy borra los rostros reales haciendo que los veamos sólo por la TV. No es lo mismo. En la TV hay imágenes que pasan a mil. Uno ve todo y no ve a nadie. Uno ve pero no siente! Aquí en cambio, ¡qué distinto! Nos miramos a la cara. Nosotros pasamos delante de San Cayetano para que nos vea la cara. Nosotros queremos contemplar un momento su rostro y el del Niño. Esperamos horas y horas sólo para ver sus rostros y que ellos nos vean un instante a nosotros. Parece poco. Pero esta gracia nos basta. Con esta cercanía del Señor y de nuestro Santo Patrono salimos reconfortados.

Salimos llenos de fe, salimos a buscar, con San Cayetano, justicia, pan y trabajo. Salimos a buscarlo juntos y para todos. A buscarlo poniendo especial atención en aquellos “rostros sufrientes que nos duelen”, porque es una injusticia que, en nuestra Patria bendita, a tantos les falte el trabajo y el pan. No puede ser.

Quisiera que terminemos rezando aquella Oración tan linda que rezamos en la Novena del 2002:

Necesitamos ver tu rostro,

guardar las palabras de tu boca,

hablarte al oído.

Dejarnos mirar por tus ojos

y al besarte, Cristo, encontrar en ti los rasgos de tu Madre,

de tus Santos, de tu pueblo sufrido.

Queremos ver tu rostro

Dios amigo

Compañero de camino.

Amén

Buenos Aires, 7 de agosto de 2009.

Buenos Aires, 7 de agosto de 2009.